Logo Transforma Industrias Inteligentes Corfo

Tecnologías para aumentar la rentabilidad y disminuir el riesgo

Smart Agro, Transforma Industrias Inteligentes, Acti, Santiago, Corfo, Tecnologia,

Noviembre 23, 2016

La innovación es un eje fundamental para incrementar la productividad de toda empresa y en cualquier economía. La clave de esto radica en el avance tecnológico y su correcta implementación en los diferentes procesos de cada industria, tal como lo han demostrado por años los países más desarrollados. 

En Chile, las nuevas tecnologías y sus aplicaciones concientizaron a los agricultores sobre la importancia de desarrollar y aplicar estos avances en las distintas áreas de producción. "El desarrollo de tecnología alrededor de los rubros agrícolas clave es esencial para mejorar la productividad y agregarle valor a la producción nacional", explica Rodrigo Ortega, Ingeniero Agrónomo y Gerente General de NEO AG.   

El concepto de Smart Agro se asocia a la mecanización y constante monitoreo de los procesos, lo que se traduce en una disminución de costos y un aumento de la productividad de los cultivos. Sin embargo, para lograr un avance significativo en materia de innovación y tecnología, que se traduzca en una mejora real de los procesos y, de este modo aumentar el rendimiento del sector, es fundamental aprender de las experiencias internacionales, sus aciertos, fracasos y modificaciones, para lograr una correcta implementación de la tecnología basada en estándares ya definidos. 

"Chile en relación a Latinoamérica, muestra un buen nivel tecnológico, sin embargo, cuando nos comparamos con países desarrollados, estamos bastante atrás en términos de adopción de tecnologías de punta", explica Ortega.    

A nivel mundial, Estados Unidos promulgó la Ley Agrícola 2014, que tiene por objetivo potenciar la biotecnología, ciencia y productividad del sector. Mientras que en Europa, se estableció la Política Agrícola Común, cuya finalidad es conseguir la mejora de la capacidad técnica de los agricultores. Por último, Australia financia capacitaciones, mejoras tecnológicas y el desarrollo de la innovación. 

Agricultura chilena
   

La industria agrícola posee sectores como la fruticultura, forestal, cereales y hortalizas, sectores de gran importancia para la economía nacional, tanto para el consumo interno como para la exportación. "La principal fortaleza de Chile es que somos buenos productores de alimentos y líderes a nivel mundial, sin embargo, aún tenemos una deuda en términos de eficiencia productiva. Esto permite desarrollar tecnología alrededor de los principales rubros de exportación y eventualmente exportarla", señala el ingeniero agrónomo.   

Sin embargo, el país aún está lejos de los países líderes del sector, debido a "la falta de masa crítica que permita un efectivo desarrollo tecnológico, además de la baja inversión en I+D, en comparación a países competidores", remarca el experto. El proceso productivo de este sector tiene distintos componentes que son determinados según el tipo de cultivo, empaque y transporte que requieran, lo que se traduce en un amplio abanico de posibilidades para que los profesionales implementen tecnologías de acuerdo a las necesidades del sector. La idea del Smart Agro es impulsar el proceso de reordenamiento y fortalecimiento del sistema de investigación, desarrollo e innovación en la agricultura y así asegurar las alianzas necesarias con el objeto de integrar las líneas de acción de diversos organismos que concurren a la investigación, desarrollo, innovación y transferencia tecnológica hacia el mundo rural.   

Para esto es fundamental disminuir la brecha entre grandes y pequeños agricultores, y contar con "programas masivos de transferencia de tecnología, rol que antiguamente cumplía el INIA, en el caso de productores medianos y grandes, y que actualmente cumple INDAP para los pequeños productores". Señala Rodrigo Ortega   A pesar de esto, existe una gran diferencia entre los países desarrollados y Chile, ya que mientras en otros países el Estado es responsable de la extensión agrícola, en el país "en ausencia de programas permanentes, son los privados, a través de consultores y empresas privadas quienes principalmente capacitan a los productores en el uso de tecnología", dice el Gerente General de NEO AG.   

Agrega que pese a que el gobierno, mediante el Ministerio de Agricultura, ha intensificado su apoyo al desarrollo tecnológico, a fin de aumentar la productividad y competitividad del "existe un problema de larga data en términos de asignación de recursos, los cuales no siempre se entregan a aquellos capaces de entregar nuevos desarrollos, además los procesos de postulación y evaluación son lentos y engorrosos".   

Para lograr llevar a cabo en un 100% el Smart Agro, puntualiza el experto, es de suma importancia aplicar las nuevas tecnologías disponibles. El gran desafío que tiene nuestro país en los años venideros es alcanzar, mediante la masificación de las tecnologías, es desarrollar procesos inteligentes de medición, evaluación y acción, logrando el deseado aumento sostenido en la productividad agraria, disminuir los riesgos y minimizar el impacto ambiental.


Ingreso Participantes:

Tags: